viernes, 23 de diciembre de 2011

Planificación de Obras I. Consideraciones previas.

Cuando afrontamos cualquier obra, antes o después de hacer el famoso gannt o al mismo tiempo tenemos que afrontar la pregunta que todo ente superior jerárquico quiere saber: ¿Cuánto cuesta la obra? ¿Cuánto ganamos? ¿Perdemos, hay que revisarlo?


Para saber cuanto cuesta hacemos un estudio de coste o planificación de coste. Hay dos aspectos a tener muy en cuenta cuando haces una planificación:
1. Hacer una estructura de coste acorde a la realidad de mi empresa, es decir, a parte del Coste Directo de la obra, tener en cuenta como se distribuye el Coste Indirecto y si se considera de manera separada un Coste de Estructura de la empresa o se tiene en cuenta en los Costes Indirectos.
2. El Coste Directo es igual a como se ejecuta la obra. A medida que vamos imputando coste a las diferentes partidas hay que tener muy en cuenta como se realiza la obra. Esto pasa mucho cuando nos olvidamos de dar coste a alguna partida importante, imagínese que nos hace falta una grúa de alto tonelaje para montar unos elementos en cubierta. A parte de que cuando nos demos cuenta iremos retrasados para el trámite de permisos, nos habremos olvidado de tener en cuenta las tasas municipales y el medio auxiliar, con lo que ya tendremos alguna pequeña desviación, en función de la envergadura de la obra.
Si cuando estudiamos la obra vemos que faltan partidas en el proyecto original, es importante tenerlas en cuenta, ya que si son necesarias para la ejecución de la obra, antes o después se acabarán haciendo. Como se certificará, ya es otra historia.
Un estudio de coste de una obra tendrá la misma estructura en una reforma de un baño que en un proyecto de un edificio de viviendas, lo único, uno será más laborioso que el otro. Pero los dos igual de importantes en su ámbito de actuación.








No hay comentarios:

Publicar un comentario