jueves, 26 de enero de 2012

Planificación de Obras III. El Coste Indirecto y de Estructura

Cuando analizamos el coste de una obra, tenemos que entender que sólo con el coste directo de la obra no agrupamos todos los costes que conlleva, ya que, por exigencias legales, técnicas o personales es necesario de dotar al centro de trabajo de una infraestructura y condiciones de trabajo mínimas.

Se podría definir el coste indirecto como el coste necesario para realizar la obra, el cual no tiene una producción asociada. Coste indirecto es el personal de la obra, los medios auxiliares como casetas, vallas, grúas, bandejas de escombros, maquinaria, etc.
Dentro del coste indirecto se puede imputar el coste de estructura de la empresa matriz o ponerlo en un coste aparte. Este coste se puede computar como un porcentaje de la producción de la obra, como criterio genérico, de manera que cada obra, en función de su volumen económico, aportará más o menos a la estructura de la empresa.
El problema del coste indirecto es que es puro gasto. Suele ser la fuente de las mayores desviaciones en las obras, ya que si el plazo de la obra se alarga, el coste indirecto también, por lo que tendremos más coste a misma producción. Es decir, empeoramos el resultado de la obra.
Cuando planificamos una obra, antes de empezarla, debemos de esforzarnos muchísimo en analizar los medios que vamos a necesitar y hacer una previsión real, ni muy corta ni muy excesiva. No es fácil, pero nos pagan por esto.
El coste indirecto requiere un control muy exhaustivo y tenaz. Requiere seguir la planifiación inicial, requiere revisarla si nos hemos despistado en algo y tenerlo en cuenta, requiere todos los meses analizar si tenemos medios auxiliares en obra que no utilizamos y es necesario retirar para no tener que seguir pagando por nada. 
En definitiva, el coste indirecto nos puede hacer ganar o perder mucho dinero en una obra.






1 comentario:

  1. Muy buena aportación Saúl. Las obras en su ejecución tienen 3 tipos de costes; lis costes directos, los derivados de la obra en si, de la producción; los costes indirectos, q muy bien has comentado, q no se pueden estimar a porcentajes, si no q deben ser cuantificados para cada obra, pues una obra pequeña poseera un porcentaje mayor de c.i. que una mas grande. Y luego están los costes de empresa, que se cargara a la obra por porcentaje y este se hallara en funcion del volumen de obras q posea la empresa en cuestion y la infraestructura de empresa que tenga. Pocos tenemos la suerte de aprender esta gran lección en su vida profesional.

    ResponderEliminar