martes, 28 de agosto de 2012

Descubriendo inyecciones armadas

Esta semana vamos a pasar de lo bonito a lo estructural.

Probablemente, en la vida profesional de cualquier técnico la probabilidad de realizar o dirigir una obra singular de algún Arquitecto de prestigio internacional, una obra de gran presupuesto, obras con métodos de ejecución poco tradicionales o cualquier otro tipo de obra civil, como un tranvía o un puerto son escasas o fruto de la valía o simplemente la suerte. No se cual fue el caso cuando me tropecé con las inyecciones armadas.

 

Las inyecciones armadas es un método de mejora del terreno, mediante la aplicación de lechadas de cimentación a diferentes presiones para aportarle al terreno la resistencia deseada y mejorar sus resistencias mecánicas. Viene a ser como si fuéramos a "a rellenar" los huecos del terreno que tenemos, como si fuésemos a hacer raíces de cemento por todo el terreno, tejiendo y fortaleciendo toda la superficie.

Este método puede considerarse poco invasivo, ya que la única zona afectada es la zona de cimentación donde vamos a trabajar, y nos permite, en función de la maquinaria disponible, trabajar en garajes de edificaciones antiguas de hasta 2,00 metros de altura, aspecto que con una máquina de perforación standard o en otro proceso de mejora del terreno lo hace bastante difícil.
Perforación del terreno

 El proceso de inyecciones armadas consiste en lo siguiente:

1. Perforación del terreno. Se realican barrenas con las profundides proyectadas para introducir los tubos manguitos. En mi caso, hicimos barreras de hasta 6,00 metros.

Perforación en cimentación

2. Colocación de tubo manguito. Este tubo tiene la peculariedad de tener "ventanas". Son unos orificios colocadas cada 1,00 m., para inyectar el cemento a presión.
Tuberia con manguito

3. Relleno del exterior del tubo manguito. Para estabilizar el tubo manguito, se rellena el espacio entre la barrena y el manguito con lechada de cemento. Si el terreno tiene mucho hueco o escoria, puede perderse más material del previsto en este proceso.

4. Inyección de cemento. Se procede a la inyección de cemento a presión en cada una de las ventanas del tubo manguito. En nuestro caso se aplicaba 1 kg de presión a cada metro de profundidad, es decir, a 6 metros se inyectaban 6 kg/cm2.

5. Sellado y terminación. En el proceso de inyección se debe comprobar que cada ventana ha sido inyectada a la presión prevista. Una vez estén todas las ventanas comprobadas, se procede al llenado de la tubería con lechada de cemento para el sellado del tubo.
Sellado de inyecciones en cimentación

Una vez terminado el recalce de cimentación habrá que reponer el pavimento, etc... pero habremos realizado una mejora de la cimentación existente con pocas unidades de obra. y afectando muy poco a vecinos y demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario