lunes, 13 de agosto de 2012

Descubriendo sonaspray

Muchas veces echamos en falta un acabado como la perlita, aplicable en falsos techos interiores o buscamos un revestimiento con mayor elegancia que el yeso proyectado en techo, pero con aspecto rugoso.
Una solución muy válida el la celulosa proyectada o el sistema sonaspray.

 
Es un revestimiento que nos aporta propiedades acústicas, térmicas y un buen aspecto de acabado a un bajo coste. También nos libramos del coste de mantenimiento, ya que no se aplicará pintura.
El color básico es el blanco, aunque se puede ejecutar con cualquier color de una carta RAL.
Hay que tener en cuenta, a la hora de ejecutarlo sobre un falso techo, que este debe de estar bien ejecutado, no se debe ahorrar ningún soporte. Esto es debido a que cuando proyectamos la celulosa, está se mezcla con el ligante, haciendo la mezcla celulosa + cola un producto húmedo, qué hasta que se seque sobrecargará el falso techo.
Otra decisión importate es cuando decidimos aplicar la celulosa proyectada o el sonaspray.
Este revestimiento debe considerarse como un elemento de acabado final. Se puede aplicar antes de pintar o incluso después, ya que para la aplicaicón del mismo, se debe de forrar todo la zona a proyectar con plásticos para no manchar el resto de soportes.
Un último aspecto a tener en cuenta es el mantenimiento. Si hay desperfectos por terceros, rotura de instalaciones, etc... tendremos que recurrir a la empresa instaladora para reponer el material deteriorado. Por ello, es importante hacer una buena planificación de registros y acopiar un excedente de material.

No hay comentarios:

Publicar un comentario