jueves, 21 de febrero de 2013

Descubriendo muros cortina

Con cuanta fachada carente de luz, de transparencia nos encontramos cuando caminamos al trabajo, cuando damos paseos, o simplemente en nuestro día a día. Igual es una imagen de película esos grandes rascacielos forrados con aluminio y vidrio, pero puede ser un recurso muy atractivo en la arquitectura cotidiana. La solución: un muro cortina o fachada de vidrio.



El muro cortina es un tipo de fachada, que combina la rigidez del aluminio como elemento portante y la transparencia del vidrio como elemento de separación entre el interior y exterior, aportándonos aislamiento, transparencia y luz.

Los muros cortina presentan diferentes tipologías, como los que llevan tapetas o los que no, los sujetos con rótulas y grampones o incluso, fachadas ventiladas.

La base de este elemento de fachada radica en realizar una retícula de aluminio de montantes y travesaños, terminando el revestimiento con vidrios de diferentes espesores y acabados.

El coste de esta solución es más caro que la solución tradicional de bloque o ladrillo y sus correspondientes revestimientos en ambas caras, pero no sólo hay que quedarse con el concepto de la inversión inicial, sino valorar el coste de mantenimiento y un coste que no se suele tener en cuenta, la satisfacción de diseñar, construir o vivir en elementos arquitectónicos con estilo, con personalidad, con su propia seña de identidad que reflejan ser una anomalía entre la arquitectura de vpo o low-cost.









No hay comentarios:

Publicar un comentario