martes, 21 de mayo de 2013

Reformas: instalaciones de fontanería y saneamiento

Bien por causa de fuerza mayor, rotura en algún punto de la instalación o por necesidad, reforma del baño, cocina, integral de la vivienda, ¿Qué tener en cuenta con la fontanería y saneamiento de la vivienda?

Como la mayoría del parque de vivienda de este país es previo al Código Técnico y muchas de las viviendas que están habitadas tienen su antigüedad, es muy común enfrentarse a una rotura de una tubería de fontanería.

Uno de los principales motivos de rotura es porque estás tuberías suelen ser de acero galvanizado y se encuentran, sin aislar, empotradas en el atezado de picón del suelo. Otro motivo suele ser el par de corrosión galvánico que general el termo de gas o eléctrico. Con las prisas y falta de dirección de obra, quien no tiene un termo sin anilla que aisle el contacto entre el cobre del termo y el acero del resto de instalación de fontanería. Entre una cosa y otra, las piezas que suelen romperse suelen ser codos o tes.

Cuando decidimos cambiar la instalación, lo primero que hacemos es elegir el material. Hay que considerar qué material elegimos, como es la unión entre piezas: pegada, soldada, etc... y a que temperatura vamos a someter en el circuito de agua caliente a la tubería, ya que por ahí suelen venir algunos problemas.

Una vez elegimos el problema, lo siguiente es elegir el diseño nuevo de la instalación. Siempre que sea posible, lo más recomendable es colocar la tubería por el techo y bajarla a los punto de agua, para en caso de avería, la daño sólo nos afecte a nosotros y sea más fácil y económico el posible arreglo.

En lo que respecta al saneamiento, normalmente nos limita bastante el diseño de los cuartos húmedos, ya que los bajantes no se pueden mover y no hay que olvidarse de darle la pendiente adecuada a cada tramo de tubería.

A parte de la falta de pendiente, otro problema que suelen tener estas tuberías es la unión. Es una unión fácil de realizar, pegada, por lo que debe de realizarse apropiadamente y comprobar antes de tapar la instalación, ya que este punto suele ser el principal punto a reparar en este tipo de instalaciones. 

Lo más recomendable para este tipo de trabajos es ponerse en manos de profesionales especializados en estos trabajos e intentar echarle un ojo a esa norma que se publicó por el 2006, y dentro de lo que cabe, no está mal considerar para este tipo de trabajos, el Código Técnico de la Edificación o CTE.



No hay comentarios:

Publicar un comentario